Los damnificados por el terremoto del día de Año Nuevo en Japón tienen que hacer frente al frío y la nieve

Algunas de las zonas afectadas por el terremoto de magnitud 7,6 que azotó parte de Japón central el día de Año Nuevo siguen sufriendo la inclemencia de una ola de frío.

La Dirección de Meteorología de Japón informó de que a las 6 a. m. del viernes la nieve acumulada había alcanzado 11 centímetros en las ciudades de Suzu y Kanazawa, y 9 centímetros en la de Nanao.

La temperatura mínima registrada hasta las 6 a. m. del viernes fue de 1,1 °C bajo cero en partes de la ciudad de Wajima y de 0,2 °C en Nanao.

Las autoridades advierten a los conductores que tengan cuidado, ya que la nieve y el hielo en las calles y carreteras están provocando problemas en el tráfico. Así mismo, aconsejan a las personas que realizan trabajos de reconstrucción que sean cautelosas y eviten las caídas.

Al parecer, algunos damnificados han fallecido a raíz de su prolongada permanencia en refugios o centros de evacuación tras el seísmo.

Las autoridades están solicitando a los afectados que tomen medidas para prevenir la hipotermia. Les instan a estar pendientes de la salud de las personas de su entorno, usar mantas para mantenerse abrigados y hacer ejercicio con regularidad para evitar que su temperatura corporal baje.