Comienzan en Japón las negociaciones salariales anuales

En Japón, ha comenzado la ronda anual de negociaciones salariales. La atención se centra en si continuará la tendencia de aumento de sueldos del año pasado y si esto ayudará al país a salir completamente de la deflación.

Líderes empresariales y sindicales se reunieron el miércoles en Tokio, encuentro que marca el inicio de las conversaciones salariales de la primavera boreal.

Según una encuesta del Ministerio de Trabajo, las principales compañías ofrecieron, de media, un incremento del 3,6 % en 2023, el más alto en tres décadas.

La Confederación de Sindicatos de Japón, conocida como Rengo, pretende conseguir un aumento del salario base de un 3 % como mínimo, y una subida generalizada del 5 % o más, incluyendo los incrementos que están basados en la antigüedad.

Los representantes de Rengo indican que los sueldos no están aumentando lo suficientemente rápido como para hacer frente a la inflación. Consideran que Japón debe establecer una economía en la que tanto los precios como los salarios suban de manera estable.

Por la parte de las compañías, la Federación Empresarial de Japón, o Keidanren, también está instando a las firmas a incrementar los salarios. Señala que las empresas, incluidas las más pequeñas, deben reflejar el monto de las subidas para sus trabajadores en unos precios más elevados de los productos.

La agrupación añade que es necesario ofrecer sueldos más altos a todos los empleados, incluso si no son a tiempo completo.