Concluye la cumbre de líderes del G7 con el compromiso de brindar apoyo a Ucrania

El viernes concluyó la cumbre de dos días del G7 que se celebró en Puglia, en el sur de Italia. Los líderes de estas naciones se comprometieron a apoyar a Ucrania, afectado por la invasión rusa, además de intentar limitar que China ayude a Moscú.

El último día de sesiones incluyó debates sobre seguridad económica y cuestiones en la región del Indopacífico. Por mucho tiempo, los líderes del G7 han expresado su preocupación por la sobreproducción de vehículos eléctricos y paneles solares en China. En un comunicado emitido, exhortaron a Pekín a abstenerse de adoptar medidas de control de exportaciones de minerales críticos.

En las conversaciones también se discutieron otros temas sobre China cuando el primer ministro japonés, Kishida Fumio, dirigió la sesión sobre el Indopacífico. Los líderes expresaron “serias preocupaciones” por los avances marítimos de Pekín en los mares de la China Meridional y Oriental. El G7 se opone firmemente a sus intentos de cambiar el statu quo de manera unilateral a través de la fuerza o la coerción.

En el primer día de la cumbre, los líderes se comprometieron a otorgar unos 50.000 millones de dólares a Ucrania en préstamos respaldados por intereses de activos rusos congelados.

Señalaron que seguirán tomando medidas contra lo que denominaron actores involucrados en China y terceros que apoyan materialmente la maquinaria de guerra rusa. Agregaron que están dispuestos a “imponer medidas restrictivas” en su contra.