Firmas japonesas toman medidas ante la entrada en vigor del límite de horas extras para los profesionales del transporte

El lunes entró en vigor en Japón un límite a las horas extras para los conductores de camiones, autobuses y taxis. En principio, el tope máximo en el sector del transporte es de 45 horas al mes y 360 horas al año.

Una agrupación privada de expertos estima que, de no tomarse medidas, este límite podría reducir aproximadamente 35 % la capacidad de transporte para 2030.

La medida, que tiene como objetivo aliviar la carga de trabajo de los conductores, está impulsando a las empresas a aumentar la eficiencia con la que transportan sus mercancías.

En diciembre, Lawson, una cadena de tiendas de 24 horas, comenzó a reducir de tres a dos las entregas de comidas empaquetadas a algunas sucursales.

FamilyMart, otra de estas cadenas, utiliza la red logística de Coca-Cola Japón desde febrero para algunas de sus tiendas en la prefectura de Kanagawa, cerca de Tokio.

Unicharm, principal fabricante de productos de uso diario, desarrolló una tecnología especial para reducir aproximadamente 10 % el tamaño de los paquetes de pañales para adultos. Ejecutivos de la firma aseguran que esto debería reducir en cerca de mil al año el número de camiones de reparto de 10 toneladas.